Estos últimos días de agosto, muchas personas se plantean retomar sus rutinas, entre ellas el ejercicio físico.

¿Es tu caso? ¿Cómo te sientes? ¿Tienes ganas de volver al ejercicio? De esto y más cosas hemos hablado ayer en La Buena Tarde RPA

¿Por qué nos causa pereza la realización de actividad física?

Ya sea después de un período vacacional o de manera permanente, la práctica de ejercicio físico puede generar cierta desgana en nosotros que nos lleva a posponer la actividad o eliminarla de nuestros hábitos.

Es importante darse cuenta de que la causa está en nuestra mente, nuestra manera de enfocar las situaciones; por eso las soluciones conductuales pueden ser ventajosas en ciertos momentos, pero a la larga pueden llevar al desánimo y abandono.

Generalmente, las causas mentales de nuestra pereza o apatía pueden estar relacionadas con:

  • Mi disciplina y capacidad. Conmigo mismo y mis posibilidades.
  • La actividad física en general.
  • Una actividad física en particular.
  • Los practicantes de AF y el modelo que me formo sobre ellos.
  • Mis experiencias previas con el ejercicio (miedos, accidentes, vivencias traumáticas o difíciles…)

Dentro de cada grupo podemos encontrar, a su vez, múltiples creeencias y pensamientos que están conformando nuestra realidad y que contribuyen a afianzar nuestras ideas.

¿Cuáles pueden ser estas creencias?

  • No me gusta la actividad física y nunca me gustará.
  • No sirvo para practicar ejercicio.
  • He fracasado muchas veces y volveré a hacerlo.
  • No me motiva el ejercicio pero es necesario para lograr otros objetivos.
  • Realizar actividad física implica sacrificio y sufrimiento.
  • Hago ejercicio porque voy acompañado/a.
  • No soy una persona disciplinada.
  • Los deportistas son unos engreídos y presumidos.
  • La mayoría de las personas no entrena por salud sino por imagen y no me gusta esta visión.
  • Los entrenadores no tienen ni idea.
  • Los gimnasios están llenos de gente que se siente sola.

Además pueden existir otras creencias hacia una actividad física concreta, como pueden ser :

  • Esta actividad es solo para hombres/mujeres.
  • Esta actividad es solo para personas entrenadas/personas vagas/ personas incapaces.
  • Este ejercicio requiere mucha coordinación/sacrificio/inversión.

¿De qué manera podemos mejorar estos patrones mentales y conseguir integrar la actividad física en nuestras vidas?

  • En primer lugar, no pensando que es totalmente imprescindible. Cuando nos sentimos obligados a hacer algo, nuestro organismo puede reaccionar con rechazo ante esta imposición, por lo que mantenemos una actitud desafiante y rebelde, alejando aún más el logro de nuestros objetivos.
  • Conociendo nuestros pensamientos y limitaciones al respecto, trabajando sobre ellos y adelantándonos a nuestras propias trampas mentales.
  • Investigando sobre diversas actividades y maneras de realizarlas: centro deportivo por libre, entrenadores personales fuera o en el domicilio, al aire libre, etc.
  • Contando con el asesoramiento profesional si no tenemos conocimientos al respecto, para que nos ayuden a seleccionar nuestra actividad e incluso a definir los objetivos pertinentes.
  • Identificando metas y objetivos concretos que nos ayuden a mantener la motivación.
  • Incluyendo hábitos de manera paulatina y con paciencia, sin esperar que en poco tiempo cosechemos resultados, intentando disfrutar del camino.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s