Las relaciones son más bonitas cuando parten de un deseo genuino de compartir tu vida.
Cuando, desde el amor, eliges compartir tu tiempo en actividades y encuentros conscientes, con las personas que te aportan, y no simplemente porque:

– se supone que es lo que debes hacer.
– Deseas evitar un conflicto.
– Quieres dar una imagen determinada.
– Es tradición y siempre se ha hecho así.
– Qué dirán si no vas.
– Te han invitado varias veces y te sientes en compromiso.
– No puedes faltar.
– etc…

¿Desde dónde decides crear tus relaciones?


¿Eres realmente amigo-a de alguien cuándo haces las cosas por satisfacer a la otra persona y sin ganas?

¿Eres realmente amigo/a de ti mismo/a?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s