Ninguna palabra es bonita cuando decides no escuchar

La más dura pobreza es la de espíritu. Aquella que busca encasillar y jerarquizar todo; que busca especialismo en cada detalle: para sentirnos por encima o por debajo de otros.Este intento de separación (“yo soy/no soy así”), se nutre con la proyección de culpa sobre los demás, con la necesidad de tener la razón, de … Sigue leyendo Ninguna palabra es bonita cuando decides no escuchar