Cada vez que enseño, aprendo. Que otro mundo es posible, que poco importan las secuencias, los cálculos, los consejos o las instrucciones, si en tu mente no hay paz. Y la paz no se haya en manuales, es un proceso personal para el que necesitamos entrenamiento y dedicación.