En la práctica de cualquier deporte y actividad física es necesaria una correcta planificación del entrenamiento corporal, que nos ayuda a adaptar nuestro organismo a las diferentes cargas y necesidades.

También el trabajo mental ocupa un papel relevante para conseguir manejar el estrés y los pensamientos recurrentes, limpiar la mente y prepararla para permanecer en paz frente al entorno.

¿Quién puede beneficiarse?

  • Personas que realizan ejercicio físico.
  • Equipos deportivos, infantiles y adultos, así como deportistas individuales.

¿Qué conseguirás?

  • Mejorar tu implicación en un programa de actividad física.
  • Perfeccionar tu entrenamiento mental para cambiar creencias, concentrarte, adquirir confianza.
  • Establecer correctamente tus objetivos.
  • Mejorar la gestión del estrés.